El Cloud Computing se basa principalmente en el uso de Internet como una plataforma tecnológica a través de la que acceder a un conjunto de servicios y aplicaciones alojados directamente en la red, en lugar de en soportes físicos, como ha sido habitual desde que se incorporaran las nuevas tecnologías a la actividad empresarial.

Este modelo tecnológico ofrece numerosas ventajas a las pequeñas y medianas empresas. A continuación, analizamos los principales factores que contribuyen a mejorar la productividad y competitividad de los negocios a través del uso del Cloud Computing:

    • Accesibilidad y movilidad: puedes acceder a los servicios y a la información almacenada en las aplicaciones cloud desde cualquier lugar a través de Internet, haciendo uso de dispositivos fijos y móviles.
    • Ahorro de costes: se reduce el gasto en infraestructuras y en recursos para su mantenimiento, así como en licencias de software y en personal técnico, al ser menor la inversión en innovación tecnológica propia. En este sentido, según un informe sobre el estado del Cloud Computing elaborado por Sandetel, se estima que la migración del correo electrónico a una solución en la nube reporta a las empresas un ahorro de costes del orden del 30%, según la magnitud de la compañía, mientras que la migración de un sistema CRM a la nube puede suponer un ahorro del 23% aproximadamente.
    • Tarifas basadas en el consumo: se impone el modelo de pago por uso, según lo que la empresa demande en cada momento, optimizando así el gasto económico.
    • Foco en el negocio: te permite concentrarte en la gestión de tu negocio, reduciendo el esfuerzo y los recursos necesarios para administrar tus sistemas TIC.
    • Optimización en el uso de los recursos: lo que permite reducir la carga de trabajo del personal respecto a tareas técnicas, y que puedan dedicar más tiempo a otras más productivas para tu empresa.
    • Tecnología actualizada y segura: el proveedor del servicio cloud se encarga de actualizar y mejorar los sistemas, permitiendo a tu empresa acceder a la última tecnología sin tener que invertir esfuerzos en su desarrollo. Además, recae sobre él el desarrollo de medidas para el impulso de la protección de datos y la seguridad de la información contenida en sus sistemas.
    • Almacenamiento masivo: la empresa puede guardar su información en la nube, sin tener que invertir en la compra, instalación y mantenimiento de servidores propios.
    • Flexibilidad y adaptación: puedes elegir los servicios cloud que mejor se adapten a las necesidades concretas de tu negocio.
    • Escalabilidad: conforme tu empresa se vaya familiarizando con el uso del Cloud puedes ir avanzando de aplicaciones más sencillas a otras más complejas y personalizadas para aprovechar al máximo el potencial de este modelo tecnológico.
    • Recuperación ante desastres: al estar la información almacenada en la nube, la empresa puede acceder a ella en todo momento, con independencia de que se produzca algún incidente que le impida hacer uso de sus herramientas propias. 

Si quieres conocer oportunidades de negocio concretas relacionadas con la aplicación del Cloud Computing en las empresas de sectores estratégicos para la economía andaluza, puedes consultar la guía editada por Sandetel que mencionábamos anteriormente, donde se incluyen medidas específicas para los sectores de la agroindustria, el turismo, la eficiencia energética y las industrias culturales.

Y tú, ¿aplicas el Cloud Computing en tu empresa?

Fuente: Blog Junta de Andalucía

1 comentario

Los comentarios están cerrados