bandera

Comparativa entre Sage 200 y Sage 50

Elegir un programa de gestión para una empresa no es tarea fácil. Son muchos los aspectos que debes tener en cuenta: la dimensión de la empresa, el número de empleados, la facturación, las funciones… Por ese motivo, ¡te queremos echar una mano!

Te contamos las principales funciones entre Sage 200 y Sage 50, los programas de gestión más elegidos por las pequeñas y medianas empresas, para que elegir ERP te sea mucho más sencillo.

FUNCIONES DE SAGE 200 Y SAGE 50

A continuación, os mostramos las funciones de ambos programas, teniendo en cuenta que todas las de Sage 50 también quedan incluidas en Sage 200.

Aspectos Generales

Sage 50:

  • Multiempresa, multiejercicio y multialmacén.
  • Productos con cajas y peso.
  • Propiedades básicas: talla y color, lote, serie.

Sage 200: Además de las de Sage 50 incluye:

  • Propiedades avanzadas: medidas.
  • Gestión de múltiples divisas, delegaciones y canales.
  • Asistente proactivo, workflows y conectividad via API.

Ventas

Sage 50:

  • Presupuestos, Pedidos, Albaranes y Facturas.
  • Gestión de múltiples tarifas, descuentos y ofertas.
  • Gestión de cuotas periódicas.

Sage 200: Junto a las funciones descritas de Sage 50:

  • Control de almacén y tercer descuento por línea de pedido.
  • Detalle de bultos y palets.
  • Control de importe máximo y mínimo.

Compras

Sage 50:

  • Pedidos, Albaranes y Facturas.
  • Control de costes y descuentos por proveedor.

Sage 200: Además de las funciones anteriores de Sage 50 tiene:

  • Fechas de entrega por línea.
  • Planificación avanzada de compras y pedidos repetitivos,
  • Rappel por proveedor.

Almacén

Sage 50:

  • Regularizaciones, inventarios y valoración de stock.
  • Gestión de stock máximo y mínimo.

Sage 200: Las funciones de Sage 50 y además:

  • Inventarios por segmentos de productos.
  • Informe de rotación de stock con indicación de obsoletos.
  • Informes ABC (unidades/valoraciones por almacén/producto).

Contabilidad y Finanzas

Sage 50:

  • Gestión de asientos manuales, periódicos o programados.
  • Contabilidad presupuestaria y analítica.
  • Cartera de clientes y proveedores y remesas y pagarés.
  • Conciliación bancaria.

Sage 200: Las mismas que Sage 50 y además:

  • Múltiples niveles de analítica.
  • Compensar abonos con facturas recibidas.
  • Avisos por impagos y generación automática de facturas de impago.

Modelos Fiscales

Sage 50:

  • Modelos fiscales generales y de Canarias.
  • Memoria en el Registro mercantil.
  • Impuesto de Sociedades.
  • Presentación telemática en Agencia Tributaria: TC y Canarias (Adicional)

Sage 200: Sumando las descritas para Sage 50 y:

  • Múltiples niveles de analítica.
  • Modelos fiscales de diputaciones forales vascas.

Amortizaciones

Sage 50:

  • Gestión de activos fijos y cuadro de amortizaciones.

Sage 200: Las anteriores de Sage 50, pero permitiendo también:

  • Simulación automática de amortizaciones.
  • Gestión de Leasings.

 

DIFERENCIAS ENTRE SAGE 200 Y SAGE 50

Como se puede apreciar, Sage 200 incluye, como mínimo, todas las funcionalidades de Sage 50. Pero eso no quiere decir que sea mejor, simplemente que Sage 200 es un software mucho más completo.

Ambos programas ofrecen diferentes prestaciones en relación a lo que la empresa necesita en el momento actual, así como en su perspectiva de futuro. Te las mostramos en esta comparativa entre Sage 50 y Sage 200.

 

¿Necesitas más información o prefieres un asesoramiento personalizado sobre Sage 200 y Sage 50?

¡Contáctanos! 917482870933800852 / atencionalcliente@aelis.es

¡Estaremos encantados de asesorarte!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias de AELIS para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Visite nuestra Política de Cookies para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
Llámanos al 933 800 852 | 917 482 870
Si lo prefieres te llamamos nosotros.

    ¿Cuándo te llamamos?

    Envíanos tu Cv

    Sube tu CV *

    Solo PDF, DOC, DOCX, XLS, XLSX, PPT, PPTX.

    Completa el formulario

      Indícanos cuándo quieres que te llamemos